¿Por qué ovejas?

Recordé las palabras de la prédica de un sacerdote. Él decía que el Buen Pastor no solo está en el campo sino también está en la cruz y, cuando miramos a la cruz, es lo último que pensamos. Luego de meditar esto es muy simple darse cuenta de esta realidad.

¿Ves a Cristo crucificado? ¿lo miras detenidamente? Tiene un clavo en cada mano, un clavo que atraviesa los dos pies, una gran herida en su costado, una corona de espinas y finalmente muchas heridas causadas por los latigazos, pero ¿quién le hizo esto? Es simple: fueron los lobos ¿qué lobos? Los lobos de la hipocresía y del pecado.

¿Y porqué los lobos lo mataron a Él y no a las ovejas?

Porque Él protegió a las ovejas y las ama tanto que llegó a dar su vida por amor a ellas, para que los lobos no las dañaran.

Entonces, ¿por qué a veces los lobos llegan a dañarnos?

Porque no nos ponemos al amparo del Buen Pastor y nos alejamos de su protección

Entonces:

¿Por qué Ovejas?

Es simple, porque las ovejas necesitan de su Pastor. Éstas son vulnerables, confiadas, mansas, necesitan de manutención y dependen de su pastor para vivir. Ademas, son muy fáciles de robar porque con facilidad siguen a otras personas que no son el pastor, como hacemos nosotros muchas veces lo hacemos y perdemos el camino. Se dañan fácilmente y necesitan ser curadas, tal como nosotros en la vida nos dañamos a veces incluso voluntariamente, pero ahí esta el Pastor para curarnos. Tienden a hacer lo que las otras hacen, aunque no sea bueno, tal como nosotros muchas veces por moda o por otra cosa seguimos a los demás y nos alejamos del Pastor.

Seamos ovejas en lo bueno, pero evitemos la tendencia al pecado y a la imitación de lo malo y no dejemos que nos roben del rebaño del Buen Pastor.

Finalmente, miremos a Jesús ahí en la CRUZ y después de un momento entreguémonos a su santa protección, porque nosotros somos las ovejas y Cristo es el Buen Pastor que no solo espanta al lobo sino que le vence.

Álvaro

Leave a Reply

Your email address will not be published.