¿Ya te imaginaste caminar por las calles de tu barrio o ciudad y toparte con unas personas que están llenas de harapos sucios, cabellos despeinados y gritan “¡impuro, impuro!?

Bien, ahora, si nunca te imaginaste, te invito a que lo hagas, pensá por 5 segunditos cual sería tu reacción, por favor… ¿listo?. Bien, yo, si estuviera cerca me alejaría lo más rápido posible, casi corriendo.

Te cuento que esta era la norma de vida de los pobres hermanos leprosos según nos narra el AT, sí. Mirá aquí: “La persona afectada de lepra llevará la ropa desgarrada y los cabellos sueltos; se cubrirá hasta la boca e irá gritando: “¡Impuro, impuro!”. Será impuro mientras dure su afección. Por ser impuro, vivirá apartado y su morada estará fuera del campamento.”(Lv 14, 45-46) Lo hacían así para poder alejar a las personas de ellos y evitar así un posible contagio.

¡La propuesta del PHN es exactamente igual pero opuesta!…Sí, así como lo
lees, igual pero opuesta.

Sin importar hasta donde hayamos llegado, se supone que a partir de nuestra lucha contra el pecado, debemos andar por este mundo gritando con nuestra vida:“¡pureza, pureza!” y así atraer a la mayor cantidad de gente posible para Dios.
¿Te das cuenta? Es lo mismo pero lo contrario.

En tu casa, en tu barrio, en tu capilla, en tu lugar de estudio, en tu trabajo, en tu ciudad, en tu país y en ese mismo orden, estás invitado a dejar rastros de tu presencia, donde pasa una persona PHN las cosas no pueden continuar de la misma forma. Debe haber un rastro de paz, de alegría, de una sencilla sonrisa, de “buen olor de Cristo” (2 Cor 2, 15).

¿Sabés por qué el PHN atrae a tantas personas del Brasil y del mundo? Pues porque hay en el ser humano un deseo de heroísmo, y hoy en día, luchar contra todo lo malo que el mundo ofrece es ser prácticamente un héroe. En una sociedad donde ser cristiano está casi convirtiéndose en un crimen penado por ley.decirle NO a las miles de malas opciones diarias que tenemos es realmente un acto de heroísmo, en otras palabras, de SANTIDAD.

Según el diccionario español más importante, heroísmo es : “Esfuerzo eminente de la voluntad hecho con abnegación, que lleva al hombre a realizar actos extraordinarios en servicio de Dios, del prójimo o de la patria.” Entonces puedo afirmar sin dudas de vos y yo somos héroes de la época moderna, pues es un acto de voluntad decir PHN todos los días, y aun heridos, levantarnos y continuar creyendo que es posible ir por este mundo gritando con esta forma de vida: ¡santidad, santidad!, ¡vida, vida!, ¡castidad, castidad! Es una necesidad, el mundo precisa ser atraído por esta fuerza heróica del PHN, los jóvenes quieren ser héroes, quieren hacer la diferencia y esto se encuentra en la santidad, en la santa lucha por la castidad, la pureza, la alegría sana, el mundo necesita de tu grito.

¿Vamos a gritar?
¡PHN!¡PHN!

Marisa Reyes Franco
Comunidad Canción Nueva

blog.cancaonova.com/jovenhoy

Más importante que saber quién soy es saber a quién pertenezco

Cuando estamos enfermos lo correcto es buscar un médico. Conforme a la enfermedad, él nos recetará un tratamiento adecuado. Cada enfermedad requiere un tratamiento específico. Por esa razón no se debe recurrir a la automedicación. El diagnóstico médico, los exámenes complementarios y el cauteloso acompañamiento serán decisivos en el pronóstico del tratamiento, el cual podrá ser una intervención quirúrgica, un tratamiento a base de antibióticos, analgésicos, entre otros.

Lo mismo debe ocurrir con la Sanación Interior. En este caso, le llamo “automedicación” a la búsqueda desenfrenada, por cuenta propia, de terapias y de mezcla de test y corrientes pseudo-espirituales. Hoy en día, se habla mucho de terapias de auto-ayuda. Todos los maestros de esa corriente hablan constantemente de la necesidad de conocernos mejor, de saber quiénes somos. Yo diría que, en la Cura Interior, más importante que saber quién soy yo es saber a quién pertenezco.

La Biblia nos revela que somos de Dios y que solamente en Él y a partir de Él podemos descubrir los caminos para nuestra felicidad y realización. Por eso, en un proceso de Sanación Interior es muy importante invocar insistentemente el Espíritu Santo. Abrirse al Espíritu y el primer paso para descubrir el infinito amor de Dios en nuestra vida. Esa abertura ocurre con la oración. Por esa razón es importante encontrar un lugar apropiado para rezar a fin de evitar las distracciones y perturbaciones. Un ambiente que sea propicio para la Sanación Interior. Todo el resultado del proceso depende totalmente de esas acciones.

La Biblia habla del Espíritu Santo como fuerza, dinamismo, energía, luz. El entusiasmo es exactamente eso. La palabra “entusiasmo” viene del griego enthosiasmós, “tener Dios (Theós) dentro de nosotros”. Perdemos la alegría de vivir cuando dejamos vivir en nosotros el odio, el desamor, la mentira, el pecado, en fin, todo lo que nos aleja de la presencia y de la gracia de Dios. En la antigüedad, entusiasmo era la exaltación o arrebatamiento extraordinario de aquellos que estaban sobre la inspiración divina. El Nuevo Diccionario Aurélio también enumera otros significados de la palabra “entusiasmo”: vigor al hablar y escribir, exaltación creadora, inspiración, flama, admiración, alegría viva, júbilo, dedicación ardiente, ardor, pasión… ¿Y no son exactamente esos los sentimientos que deseamos en nuestras vida?

La primera señal de depresión es exactamente lo contrario de todo eso: falta de alegría, miedo, ansiedad, sentimiento de impotencia, desánimo, etc. Por eso, para que la Sanación Interior ocurra es imprescindible la abertura a la acción del Espíritu y el clima de oración: ¡colocarse en la presencia de Dios!

Una de las grandes causas de corazones heridos y lastimados hoy en día es exactamente la ausencia de Dios en la vida de las personas. Vivimos en un mundo que parece no tener espacio para Dios. Llenamos el corazón con las cosas del mundo, con los apegos materiales, con fuerzas negativas del pecado. La consecuencia sólo podrá ser la falta de entusiasmo.

Abre tu corazón a Dios. Reserva un lugar especial para Él en tu vida.

Extraído del libro “Sea feliz todos los días”

Padre Leo (scj)

Fuente: Canción Nueva

¡Alégrense siempre en el Señor! Es el lema de estos carnavales que se están viviendo en Canción Nueva, momentos de gran alegría, pero de alegría en el Señor, que no es la misma alegría que viene del mundo.

La alegría es muy poderosa, tiene la capacidad de exorcisar toda tristeza. ¿Te has dado cuenta de eso? ¿Te ha pasado que cuando estás triste, con lágrimas en los ojos, aparece alguna persona muy graciosa, por no decir payaso, que hace todo lo posible para que sonrías, y hasta te saca una carcajada en medio de un llanto?…

Pero, ¿cómo viene la tristeza a nuestra vida?

La tristeza viene en tu vida cuando te apartas del camino de Dios, no necesariamente cuando pasas por sufrimientos, pues los sufrimientos siempre vendrán. Viviendo alguna enfermedad, problemas, dificultades, puedes estar alegre, pues la alegría no viene de ti, ni de tus comodidades, de tu ropa de última moda, el auto de último modelo, una casa lujosa. LA ALEGRÍA VIENE DEL SEÑOR.

Para que puedas leer algunas de las prédicas de estos carnavales, accede a los siguientes links, que están en nuestro Portal en español de la Comunidad Canción Nueva. Solo haz click en cada uno de ellos:

No te preocupes. ¡Alégrate! – Marcio Méndez – CN

Dios te hizo portador de la Alegría – Dunga – CN

FOTOS DEL CARNAVAL EN CANCIÓN NUEVA

Transmisión EN VIVO de la Televisión Canción Nueva

Que el Señor llene tu vida de toda alegría. Él te bendice

Daniel Galaz
Comunidad Canción Nueva

El músico es un artista, y todo artista es favorecido por Dios con dotes artísticos, por eso es sensible. Arte es sensibilidad y con esto se hace.

Dios hizo al músico muy sensible, lo que es una gracia; pero por causa del pecado original, infelizmente, esa sensibildad trajo para afuera la sensualidad. Así, el músico acaba siendo muy sensual sin querer.

Si tú usas un aparato para aspirar el barro, va a salir mucha suciedad de él. En el lodo hay agua, pero
lo que sale no es solo agua limpia, porque, infelizmente, la aspiradora quita también la suciedad. Su sensibilidad succiona de ti, de tu carne marcada por el pecado, toda sensualidad.

Quien es músico siente eso en la propia piel. Digo eso por mí que también lo soy. Cómo luché en mi vida entera! Luché en mis tiempos de adolescente, pero no entendia el porqué de tanta lucha. Fueron caídas y victorias, gracias a Dios! Fueron pecados, pero también ascensiones. “Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia” (Rm 5,20)

Tú eres muy sensible, por eso tu sexualidad está a flor de piel. Pero tú no puedes olvidarte de que fue el propio Dios quien nos hizo sensibles. Él sabe que el pecado habita en ti, sabe que la malicia y la sensualidad están presentes en tí. Por eso Él mismo provienció la salvación. Donde hubo abundancia de pecado, Él providenció sobreabundancia de gracia.

Cuando nuetros primeros padres cayeron, hubo abundancia de pecado, por eso, inmediatamente, vino la sobreabundancia de gracia. El Señor prometió al Salvador y dijo a la serpiente: “pondré hostilidad entre ti y a mujer, entre tu descendencia y la descendencia de ella…” (Gn 3,15)

Tanto Jesús como tú, pertenecen a la generación de la mujer. Gracias a Dios, tú eres de su generación. No podemos ser ingenuos con la tentación, porque el tentador sabe lo que hace. Donde atacar. Él conoce nuestros puntos débiles. Pero la gracia y las defensas son infinitamente mayores. No se puede jugar con la tentación, pero la gracia es mayor, porque “donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia”, y eso sucede concretamente contigo. Confíe en eso.

La gran gracia que el Señor quiere darte es un bautismo en el amor, porque o tú amas o caes en la sensualidad. Es necesario que haya mucho amor, pues tu no dejarás de ser sensible. Dios lo hizo así.

Hay una diferencia entre el corte de un cuchillo utilizado en los campos al corte de una navaja. Dios no corta con cuchillo, sino con navaja. Con el machete se corta la hierba, que es dura. Con el cuchillo no es así, pues con una barba áspera ya daña la navaja. O te gusta de verdad, o sólo una víctima de su sensualidad

Gracias a Dios, hay mucha cosa buena dentro de tí, pues el Espíritu Santo está en ti; por lo tanto, el amor también está ahí. El amor es Dios y habita en ti.

Monseñor Jonas
Fundador de la Comunidad Canción Nueva

Traducción: Daniel Galaz

Basada de la carta del Santo Padre Juan Pablo II a los artistas (1999)

“Dios vio cuanto había hecho, y todo estaba muy bien” (Gn 1, 31)

¿Cuántas veces nosotros, los músicos, quedamos en paz, satisfechos y gustosos luego de escuchar nuestra nueva composición (o la de otros), o de arreglar alguna canción o simplemente cantar alguna de nuestras músicas favoritas?

Si has tenido esa experiencia de contemplar alguna creación, ¿te imaginas cuán feliz habrá quedado nuestro Dios al contemplar la naturaleza, o más aún, al hombre, lo más precioso ante sus ojos? ¿cuán feliz quedará Dios cuando le cantamos o componemos para Él?

Cuando contemplamos la naturaleza contemplamos al mismo Dios: su grandeza, belleza, delicadeza y amor que nos tiene al regalarnos su creación. De igual manera, cuando contemplamos una obra de arte de tal o cual pintor, nos damos cuenta de su personalidad, de su estado de ánimo, del mensaje que el artista quería expresar. Por lo tanto, cuando cantamos, damos a conocer lo que está más dentro de nosotros. Si nuestro corazón está lleno de Dios, mostraremos a Dios, de lo contrario, nos mostraremos a nosotros mismos.

Dios es el creador y nosotros los artistas, creados a su imagen y semejanza (Gn 1, 27) quienes participamos en la tarea que Él nos encomendó: dominar la tierra y sed fecundos, es decir, ser co-creadores (Gn 1,28).

Cantemos al Señor un cántico nuevo (Sal 33, 3). Cantémosle con un nuevo corazón y así lo daremos a conocer, pues somos artistas, imagen del Dios creador, obra admirable de sus manos. 

Daniel Galaz