Dios nos llama a cada uno de nosotros. Es un llamado a la libertad, así como la vivió Jesús. Él colocó su libertad encima, incluso, de su vida y hasta de su propia vida.
En este Domingo, día del Señor, hagámonos libres siendo esclavos del Señor.

Dios te bendice!

Daniel Galaz
Comunidad Canción Nueva

Jesús en este Domingo quiere derramar todo su amor y misericordia. Él ha venido a buscar a los pecadores, puesto que quiere que todos nosotros nos salvemos. Reconozcámonos pecadores delante de Dios y confiemos en su misericordia. El evangelio de este domingo está en Lc 7, 36-8, 3.

 

Dios te bendice.

Daniel Galaz
Comunidad Canción Nueva

Luego de las Solemnidades de Pentecostés y de la Santísima Trinidad, este domingo la Iglesia celebra el Corpus Christi: el pan ya no es pan, sino cuerpo de Cristo. El vino ya no es más vino, sino sangre de Cristo.
Como Iglesia, pueblo escogido por Dios, acerquémonos al Banquete que el mismo Jesús nos tiene preparado: Jesús se entrega por amor a cada uno de nosotros, alimentando nuestro ser con su Palabra y con el Pan de Vida.
Preparémos nuestro corazón escuchando el Evangelio y un comentario del Evangelio de este Domingo.

Daniel Galaz
Comunidad Canción Nueva

Este día, al atardecer, les dice: «Pasemos a la otra orilla.» Despiden a la gente y le llevan en la barca, como estaba; e iban otras barcas con él. En esto, se levantó una fuerte borrasca y las olas irrumpían en la barca, De suerte que ya se anegaba la barca. Él estaba en popa, durmiendo sobre un cabezal. Le despiertan y le dicen: «Maestro, ¿no te importa que perezcamos?» Él, habiéndose despertado, increpó al viento y dijo al mar: « ¡Calla, enmudece!»  El viento se calmó y sobrevino una gran bonanza. Y les dijo: « ¿Por qué estáis con tanto miedo? ¿Cómo no tenéis fe?» Ellos se llenaron de gran temor y se decían unos a otros: «Pues ¿quién es éste que hasta el viento y el mar le obedecen?»  Mc. 4, 35-41.

¿Y quién es Éste, que hasta el viento y el mar le obedecen? ¿Quién es en tu vida Éste?

No te apresures en contestar, no comprometas tu respuesta, muchas veces en nuestra vida se presentan tormentas, similares a la que aparece en el evangelio de Marcos. Sentimos que todo se derrumba, sentimos que Jesús ya no está con nosotros, que el duerme mientras nuestra barca se hunde poco a poco.

Mis hermanos, que nuestro corazón no se perturbe. Ante las tempestades debemos estar más firmes que nunca, en confianza y en oración, saber que Cristo está con nosotros, durmiendo quizás, pero despertará pronto. Y si Él está con nosotros, ¿quién contra nosotros?

¡Perseverancia! persistan en sus sueños, buscando la voluntad de Dios, teniendo siempre a Jesús como centro de nuestra vida, Que todo lo que realicemos sea para Él y con Él, en esos momentos de angustia, miedo, desilusión, PERSISTE. Dios tiene un plan para ti, Dios no desiste de ti, tanto así que perseveró cargando la cruz, para que el cielo se abriera nuevamente para ti y para mí, para tener un lugar en Él, ¿se han preguntado con qué material estamos construyendo nuestro hogar en el cielo?, ¿estamos enviando basura, odio, rencor, envidia o estamos enviando amor?

Un maestro construye una casa según los materiales que tenga, así mismo Jesús Maestro construye nuestro hogar en el cielo, perseveren hermanos por enviar materiales de amor, materiales de paz, materiales de Oración para que Jesús edifique nuestro hogar en el Cielo. Creamos en Él, confiemos en un Cristo Maestro, no en un Cristo mago, un Cristo que enseña, que explica, no un Cristo que hará las cosas fáciles para nosotros o alguien que eliminará nuestros problemas y dificultades. Seguir a Cristo es una decisión radical, si Cristo solucionaría nuestros problemas de un momento a otro con toda facilidad, la decisión de seguirlo no tendría mérito alguno, por eso confiemos en este Cristo que poco a poco nos enseña a tomar nuestra cruz y perseverar, nuestras lágrimas serán el primer paso hacia la santidad y nuestra muestra absoluta de humanidad.

Recemos juntos:

Mi señor, Yo quiero perseverar en tu amor.
Quiero derribar barreras que impiden que mi vida este llena de tu presencia.
Quiero ser un digno soldado de tu Santo Espíritu,
Pero se que soy débil y sin Ti las pruebas de la vida si que me hacen caer,
Haz que tu Espíritu derrame su fuerza en todos mis sueños,

Que sean uno con tus sueños para conmigo mi.
Quiero ser santo, tomar mi cruz,
y quiero perseverar en tu amor y en tus mandamientos.

Amén.

Este domingo, celebramos la Solemnidad de la Ascención del Señor. Como cada semana, les dejamos el Evangelio y un comentario en este PodCast.

 

Dios los bendice!

Daniel Galaz
Comunidad Canción Nueva