¿Por qué ovejas?

Recordé las palabras de la prédica de un sacerdote. Él decía que el Buen Pastor no solo está en el campo sino también está en la cruz y, cuando miramos a la cruz, es lo último que pensamos. Luego de meditar esto es muy simple darse cuenta de esta realidad.

¿Ves a Cristo crucificado? ¿lo miras detenidamente? Tiene un clavo en cada mano, un clavo que atraviesa los dos pies, una gran herida en su costado, una corona de espinas y finalmente muchas heridas causadas por los latigazos, pero ¿quién le hizo esto? Es simple: fueron los lobos ¿qué lobos? Los lobos de la hipocresía y del pecado.

¿Y porqué los lobos lo mataron a Él y no a las ovejas?

Porque Él protegió a las ovejas y las ama tanto que llegó a dar su vida por amor a ellas, para que los lobos no las dañaran.

Entonces, ¿por qué a veces los lobos llegan a dañarnos?

Porque no nos ponemos al amparo del Buen Pastor y nos alejamos de su protección

Entonces:

¿Por qué Ovejas?

Es simple, porque las ovejas necesitan de su Pastor. Éstas son vulnerables, confiadas, mansas, necesitan de manutención y dependen de su pastor para vivir. Ademas, son muy fáciles de robar porque con facilidad siguen a otras personas que no son el pastor, como hacemos nosotros muchas veces lo hacemos y perdemos el camino. Se dañan fácilmente y necesitan ser curadas, tal como nosotros en la vida nos dañamos a veces incluso voluntariamente, pero ahí esta el Pastor para curarnos. Tienden a hacer lo que las otras hacen, aunque no sea bueno, tal como nosotros muchas veces por moda o por otra cosa seguimos a los demás y nos alejamos del Pastor.

Seamos ovejas en lo bueno, pero evitemos la tendencia al pecado y a la imitación de lo malo y no dejemos que nos roben del rebaño del Buen Pastor.

Finalmente, miremos a Jesús ahí en la CRUZ y después de un momento entreguémonos a su santa protección, porque nosotros somos las ovejas y Cristo es el Buen Pastor que no solo espanta al lobo sino que le vence.

Álvaro

Para hoy, una pequeña reflexión para ver unos pequeños puntos de la vida y del camino de un joven catolico.

La vida del joven católico comienza generalmente después de la primera comunión, a los 12 ó 13 años, y es donde el niño católico que es acompañado por sus padres durante su preparación a la primera comunión queda muchas veces solo, los padres que estuvieron 1 ó 2 años preparando a este niño junto con sus catequistas, sienten que su labor ya está completa y que desde ahora el niño debe madurar y velar por sí mismo en torno a la fe. Es aquí donde muchos niños se vuelven jóvenes alejados de la fe. Sin embargo, no podemos negar que otros tantos se convierten en jóvenes comprometidos que luego esperan con ansias su confirmación. Es en estos jóvenes en los que nos centraremos el dia de hoy.

El joven que comienza su caminar con Cristo es idealista. Piensa que con Cristo todo irá bien y que el pecado no será problema en su caminar. Pero eso es un gran error, ya que el pecado va a ser tema toda nuestra vida siempre va a ser una costante lucha contra la tentaciones y el pecado, muchos de hecho se desaniman porque creen que con sus fuerzas nunca lograrán vencer al pecado, muchas veces porque se sienten buenos y les custa creer que alguien tan bueno caiga en pecado.

Pero les digo jóvenes: el pecado no es algo para desanimarse, sino más bien, para ver que no somos perfectos y que necesitamos de Dios para seguir en nuestro caminar de salvación y que hasta las personas que se consideran buenas pecan. Pocas veces recurren al sacramento de la confesión. Quien se considera pecador se confieza más seguido, puesto sabe que necesita de la gracia de Dios.

Es importante saberse pecador, pero también tener la claridad y certeza en  que el camino del joven Católico es un costante caer y levantarce. Lo importante es saber que cada ves que caemos Jesús esta allí, no para reprocharnos, sino para ayudarnos a salir del suelo y volver a caminar.

Por eso joven te invito a que continues en la lucha sin desanimar y que vivas cada día el PHN: “por hoy no voy a pecar”, y llevar este PHN a toda tu vida. ¿Donde vivir este PHN? 

las relaciones familiares: muchas veces somos cuestionados por pasar mucho tiempo en la iglesia y lejos de la familia, busca el equilibrio y la paz en tu familia, pero ten claro que Cristo es más grande que la familia.

amistades: si tenemos amigos no creyentes, muchas veces caemos incluso en el negar a Cristo: ¿yo haciendo confirmacion? ni loco! Ahí debemos saber que Cristo nos negará si nosotros lo negamos y que vivir una mentira no es bueno, que siempre hay que actuar con la verdad ya que la verdad nos hará libres y nos dará felicidad.

el pololeo: solo viviendo en la pureza y en castidad, podremos descubrir si mi compañero/a es quien Dios me ha regalado para el matrimonio, puesto que “Bienaventurados los puros de corazón, pues ellos verán a Dios”. Si vivimos en la impureza, tendremos nuestros ojos cerrados, viviendo una ilusión. Creeremos que la persona que está a mi lado es el correcto/a. Nuestra primera vocación, es a la santidad. Por lo tanto, vivamos nuestros pololeos en santidad.

en nuestros colegios y universidades: el problema es la multiplicidad de personas que se encuentran en estos ambientes, la clave aquí esta en ser respetuosos y tolerantes pero sin transar en nuestras creencias.

en lo que vemos, leemos y ecuchamos: debemos saber que todas las lecturas incorrectas, las peliculas de corte sexual o anticatolico y toda la musica de tipo satánica no debe ser vista, ni leída ni escuchada, ya que el joven no es impermeable y termina por contaminarse con lo que ve escucha o lee, es por eso que debemos ver, leer y escuchar materiales que aporten a nuestro crecimiento de fe ya que igual como nos podemos contaminar con lo malo, tambien podemos crecer en Dios con las cosas buenas.

En fin, en nuestro caminar hay un costante elegir, un constante decidir, que es decidir por Cristo o decidir por el mundo. Espero en Dios decidas cada día por el mundo nuevo y no por el mundo viejo y el mundo nuevo es decidir cada dia por CRISTO.

Otra cosa para tener en cuenta es que el ser un joven católico en estos días no es visto como algo muy normal o muy bueno, pero te digo que Jesús y muchos santos en su tiempo no fueron vistos como normales o buenos. Don Bosco fue tratado de de loco, San Francisco de Así tambien, pero si ser loco por Cristo te vale la salvacion es mejor ser Anormal para nustros tiempos como lo fueron muchos santos en sus tiempos.

Dios te bendice
ALVARO